lunes, 18 de diciembre de 2017

Y de golpe apareció la dichosa bronquiolitis, ¡que asco de virus!

La baby ecuperándose
Hoy os escribo desde la cama del hospital, con la baby al lado recuperándose de la dichosa bronquiolitis. Hace unos 10 días que empezó con una tos muy fea. El lunes nos confirmaron que era bronquiolitis y el jueves por la noche finalmente, acabó ingresada, con la saturación bastante baja. Pero antes de esto, tuvimos que pasar por unas cuantas visitas a urgencias.

Después de la visita del lunes, de nuevo el martes por la noche volvimos a urgencias, con la baby bastante tocada, pero nos mandaron casa. ¿Por qué? Creo que fue porque justo le tocó el nebulizador antes de ir y que esto falseo los resultados, haciéndonos pasar por unos padres hipocondríacos. A pesar de haber consultado antes de ir, a padres con experiencia en el tema y a alguna amiga sanitaria. ¿Y que paso? Pues todos vieron el tiraje menos el médico que le atendió. Que nos dijo que el tiraje era muy relativo y que se debía ver en vivo, no en un vídeo. Mientras yo le explicaba que le acabábamos de hacer el nebulizador. Así que, nos fuimos de ahí con la recomendación de no ir a urgencias si no tenía mucha dificultad respiratoria, como después de hacer un gran esfuerzo aeróbico, fiebre o se le hundían mucho las costillas (cosa que para mí ya pasaba antes de ir). Así que, nos fuimos a casa con el mismo tratamiento, pero reforzando y con la sensación de haberle hecho perder el tiempo. 

Al día siguiente, realmente parecía que la cosa mejoraba un poco, así que pensé mira chica pues resulta que sí que eres un poco exagerada. Pero por la noche, empeoraba y yo no podía dormir vigilando a la niña y con la sensación que debía volver a urgencias, pero no lo hice, por no quedar como una loca. 

Se nota que ya esta mejor ¡incluso juega!
Ahora pienso que debería haber pasado por loca y seguir mi instinto y no dudar de mí, porque el jueves llegó muy flojita y saturando muy mal. Además, envié sólo a mi marido porque era muy tarde y no queríamos despertar a la mayor por nada. Esta vez tenía la sensación que le ingresaban y así fue en menos de media hora me estaba llamando que tenía que ir para ahí y que llamará a mis suegros para que se quedarán con la mayor. 

Así que desde aquí a los papás. Nosotros como padres, conocemos mejor que nadie a nuestros hijos y sabemos cuándo algo no acaba de ir bien. Más vale hacerse pesado que llegar en malas condiciones como nos ha pasado esta vez. 

Llevamos ya 4 días de ingreso y la verdad es que, aunque el personal en general es estupendo (hemos pasado por la visita de una drama doctora, que si me llega a tocar el jueves me pongo a llorar del susto y me pienso que la baby se me muere), tenemos muchas ganas de irnos a casa. Y estar los cuatro juntos. 

Sé que estoy haciendo lo que debo hacer, pero me invade un sentimiento de culpa, por no estar con la mayor, vamos que la niña esta estupendamente con los abuelos, pero me siento mal por no estar con ella. Y eso que estoy convencida de mi decisión y sé que cómo madre me toca cuidar de la baby. 

sábado, 16 de diciembre de 2017

¡Hoy me confieso! ¿Porque mis hijas se llevan 4 años y medio?

Ellas conociendose - Foto de 40+2
Pues sí, hoy toca, ya lo sabéis, yo de vez en cuando necesito desahogarme, y el blog es uno de mis sitios favoritos. Porque dedico un rato a solas (algo muy preciado por una bimadre), para escribir sobre lo que pienso y siento. 



¡Y oiga, que me sale mucho mejor que ir al psicólogo!


La verdad, es que después de mi primer embarazo, parto e inicio en general de mi primera maternidad, no sabía si sería capaz de tener más. No porque no deseará volver a ser madre, o que ella tuviese un hermano o hermana, más bien porque mi cabeza estaba muy bloqueada, después de todo el proceso. Que aunque acabo bien, como sabéis, fue difícil y me traumatizo un poco. Por lo que necesite ayuda psicológica. Y esto fue un freno, para atreverme con la segunda maternidad. Vamos, que a veces la cabeza te pone más obstáculos, de los que ya puedes tener de por sí, de esos que son difíciles de superar.

No sé porque, pero me dio por pensar, que si tenía otra era por si a ella le pasaba algo (tenía muchísimo miedo a perderla, a que muriera) y me sentía muy mal. Profundamente mal, sobretodo cada vez que se me ocurría pensar en darle un hermanito. Y hasta que no logre desbloquear, todos estos traumas que fui adquiriendo, no me sentí capaz de volver a ser madre. Es muy chunga la cabeza, ¿verdad?, sobre todo cuando te juega malas pasadas.

Las presentaciones - foto de 40+2
Cuando me relaje y tranquilice, conseguí sentirme preparada. La verdad es que el papá, hacía un par de años que deseaba que aumentáramos la familia. Pero cada uno, tiene sus ritmos y en mi caso, necesite un par de años más que él. Pero, este tiempo extra, me fue muy bien, me ayudó a sentirme segura y preparada para la bimaternidad, sobre todo para lo que me imaginaba. En mi cabeza, rondaban las noches sin dormir, los miedos, las visitas al médico, la demanda constante y el olvidarme de mi durante un tiempo para estar 100% por ellas. ¡Pero tranquilos!, aunque pinte mal, no ha sido así en absoluto.

¿Y porque lo explico? Pues porque a veces, para avanzar necesito soltar lastre. Y es que, estas cosas que me bloquearon hace un tiempo, a pesar de haberlos superado. Creo que me ayudó contarlo, llorarlo y sacarlo del todo de mi cabeza. Y tal vez por ahí haya alguien con los mismos miedos a los que mi vivencia le pueda servir de ayuda. 

Además, ahora que soy bimadre tengo otros miedos nuevos que reclaman su espacio y con los que me estoy enfrentando para que me ayuden. Sí, sí, lo habéis leído bien, creo que el miedo a veces te ayuda porque te mantiene alerta, para mí el problema es cuando te paraliza.

Y si yo de por sí, ya soy miedica, con la maternidad adquirí nuevos miedos. Algunos justificados, pero otros, como el que os he explicado hoy, no.
¿Y a vosotras también os pasa?, ¿Os ha pasado?

lunes, 4 de diciembre de 2017

Reseña curso Escuela Bitacoras, BLW. Alimentación complementaria autorregulada - ¡Con sorteo!

Blw. Alimentacion complementaria autorreguladaEste curso de Julio Basulto me ha resultado muy enriquecedor e interesante. Como algunos sabéis, la Baby tiene 5 meses y dentro de poco empezaremos con la alimentación complementaria, que no sustitutiva, así que está vez pensé que sería muy beneficioso para nosotros aprender un poco de BLW (Baby Led Weaning) o lo que es lo mismo Alimentación complementaria autorregulada. Y buscando información encontré los cursos de la Escuela Bitácoras. Me pareció una buena forma de empezar a documentarme, con una información verídica, contrastada y de calidad. 

Creo que este curso me ha aportado tranquilidad, seguridad y la información es tan clara que ha conseguido que me reafirmará más en mi intención de utilizar este método para la baby. 

Supongo que se debe a que con la peque, a pesar de intentar seguir las instrucciones sobre alimentación que recibimos del pediatra, ella misma nos impuso el BLW, vamos, que nos quitaba la comida del plato y me parece más respetuoso que ella misma decida qué y cuánto. Y pienso que este tipo de implicación en su alimentación hará que nosotros mismos vigilemos la nuestra y podamos compartir y disfrutar en familia de la comida.

Sí, no me he vuelto loca, sé que tendrá 6 - 7 meses en ese momento, ya que esperaremos a que se mantenga sentada sola, pero igual que ella decide cuanto pecho y cuando lo quiere ella conoce mejor que nadie su sensación de hambre y saciedad.
   
Además de sentirme preparada en caso de atragantamiento ya que hicimos un curso de primeros auxilios con la peque, que por suerte no pusimos en práctica y esperamos no tener que ponerlo tampoco ahora, pero que te da bastante tranquilidad. Además de entender que alimentos no son aconsejables y por qué. 

Así que, si os interesa el curso quiero ofreceros la posibilidad de conseguir dos plazas. En alguno de los cursos de la Escuela Bitácoras, de crianza o educación. Así que sorteo una en Facebook y otra en Instagram.

El curso puede ser tanto éste, de Julio Basulto, como alguno de los otros que nos ofrecen en su plataforma. 

Y si no queréis esperar y decidís hacerlo ya aquí, os dejo el nombre de los cursos y un enlace a ellos, además están de promoción por #primeraniversarioEscuelaBitácoras:

Movimiento libre del niño en la etapa de 0-3  

Lactancia Materna

El sueño en la infancia

Cómo apasionar a los niños por la lectura

Crianza respetuosa en la primera infancia 

Niños, móviles e Internet: una guía para padres

Disciplina Positiva

BLW. Alimentación complementaria autorregulada

Crianza de 0 a 4 años 
  
Montessori en el hogar

Cómo hacer una compra saludable

Lengua de Signos para bebés 

Guía del bebé (0 a 3 años): desarrollo, juegos y emociones 

Portea bien a tu bebé 

Educar sin gritos

Cómo hacer una compra saludable

Y estos son los requisitos del sorteo para acceder a una de las dos plazas:

1. Ser seguidor de mimmuma en Facebook o Intagram
2. Ser seguidor de Escuela Bitácoras en Facebook o Intagram
3. Invitar a 3 amigos reales (tantas veces como quieras), dentro de mi publicación del sorteo de Facebook o Instagram o compartir.
4. Compartir en una de vuestras redes de forma pública con el #primeraniversarioEscuelaBitácoras #sorteobitacorasmimmuma

* No se aceptan cuentas de sorteos o que invitéis a gente que no sea vuestra amiga. 

El sorteo empieza hoy y finaliza el 10 de diciembre de 2017 a las 23.59h. Publicaré el ganador lo antes posible. Ni Facebook, ni Instagram patrocinan ni abalan este sorteo. 



viernes, 1 de diciembre de 2017

La vuelta al trabajo después de mi segunda maternidad

1 de Diciembre de 2017 - 1er dia de trabajo

Después de 6 meses justos vuelvo la rutina y la baby ya tiene 5 meses. Han sido 5 meses intensos, felices y transformadores de bimaternidad que me han vuelto a cambiar. Si tener una hija para mi fue una revolución, un descuadre total en el que necesitamos adaptación. El nacimiento de la baby no fue menos, contando que la peque es la que más a necesitando adaptarse y es que la llegada de su hermana, aunque es motivo de alegría también fue de caos, pataletas y amor desmesurado que cuesta frenar, al menos en nuestro caso.

Y vuelvo dejando un bebé e 5 meses, con cierta incertidumbre y un poco de ansiedad por ella, porque seamos realistas la baja de maternidad es de risa ¡16 semanas!, si compactas lactancia como es mi caso alargas entre 12 y 15 días más, para mi han sido 13 días y 4 horas, (esto depende de cada convenio), si a esto le sumamos casi todos mis días de vacaciones. Esto es lo que he podido rascar, 5 meses y dos días de bimaternidad, agotadora que han pasado volando, porque cuando tienes otro no tienes tiempo de bajar el ritmo y notas como los días se te escapan sin darte cuenta.

Y a pesar de que iré con ganas, porque me apetece de recuperar esa parte de mi vida y me siento un poco cómo el primer día de clase, con esa inquietud y esas ganas, a les que le sumamos la preocupación por ellas. Tal vez penséis, pues no deberías esto tú ya lo has pasado, pero os equivocáis ellas son muy diferentes. La primera vez, necesitaba volver al trabajar fue una maternidad difícil, nada tranquila, llena de seguimientos médicos y miedos que ya he contado en alguna ocasión, ella tomaba pecho y biberón, sin problema, así que sabía que hambre no iba a pasar.
En cambio, la baby es una niña de teta, a la que de momento le da asco el biberón, la cuchara y todo lo que no salga de una teta. Así que, comprenderéis un poco esa preocupación que ahora mismo me invade. Tengo preguntas que os podrán parecer absurdas pero que hasta ahora no han necesitado respuesta. ¿A qué hora me levanto?, ¿Le dejo una toma, dos?, ¿Que cantidad?, ¿Me llevo el extractor? Pero también vuelvo con dudas sobre mí, ¿Me seguirá gustando tanto mi trabajo?, ¿Seré capaz de lidiar con el cansancio?, ¿Cómo me lo montó trabajando y con las dos niñas?

Allá voy! Desearme suerte en mi primer día
Pero no me quiero poner triste quiero estar feliz, porque mis hijas se quedan en muy buenas manos, aunque desearía que fuesen las mías, no lo son. Pero son lo más parecido, papá lo van a hacer fenomenal y hasta que el deje de trabajar estarán mis suegros que son maravillosos. 

Aunque yo confieso que no me siento preparada y creo que ella tampoco lo está. Pero sé que hoy muchas de estas preocupaciones desaparecerán y por suerte hoy es viernes y hago intensiva hasta las 15h. Poco después estaré de nuevo con la baby en brazos, sonriente y preparada para recoger a la peque de la escuela y a punto para disfrutar de esta nueva etapa y del fin de semana que se nos plantea por delante.

¡En unos días por el blog o tal vez hoy en el histories de Instagram os cuento que tal me va o que tal me ha ido!

domingo, 19 de noviembre de 2017

Carta Prematuro, escrita por una mamá con un bebé prematuro



El pasado viernes 17 de noviembre, como algunos sabéis fue el día mundial del prematuro. Estos pequeños son grandes luchadores, todos lo sabemos. Y pensé que sería bonito que una súper mamá de un niño prematuro, de la que no diré el nombre puesto que ella lo prefiere así, una mujer fuerte y valiente como su hijo, escribiera algo sobre el tema, lo que ella quisiera. Así que el post de hoy está escrito por ella dedicado a él.

Aquí os dejo su carta: 

Lloré, lloré y lloré había llegado al mundo lo más maravilloso que he hecho en mí vida; pero demasiado rápido. 

No tenía a mí bebé entre mis brazos y me sentía una mamá fracasada. No había podido evitar que cayera líquido amniótico entre mis piernas. Durante 11 días pese a que yo las cruzaba y me empeñaba en que no saliera, mi hijo era un prematuro de 29 semanas y 3 días. 

En la habitación fría del hospital me sentía sola, con una cesárea, un saca leches y sin mí bebé. Mi hijo estaba en la UCI, en la 3er planta del Taulí (¿quién conoce esa planta? Nadie me había hablado de ella) lleno de tubos, con mascarilla, electrodos, una vía y motorizado. 

Sólo importaba una cosa, sólo una pregunta ¿mí hijo está bien, es un niño sano?
Pero no hay respuesta, la respuesta es que no se sabe, hay que esperar y hacer pruebas. 


Así que, esa imagen con las que tantas veces había soñado de salir triunfante por la majestuosa puerta del hospital con mi hijo en brazos y su padre llevando la canastilla, se esfumó. 

Me dieron el alta y llegamos a casa sin barriguita y sin bebé.

Durante 50 días abandoné a mi bebé 49 noches.


50 días de pruebas, análisis, exámenes que sólo él podía superar, Dios mío hijo que fuerte eres!

Mi hijo tenía riesgo de derrame cerebral, cardiopatía, pulmones, vista, oídos, displasia, apneas, etc. 


Día tras día fue superando todos los exámenes, le hacían una prueba para saber si le había dado un derrame cerebral y hasta el día siguiente no había respuesta; nos íbamos a casa a intentar dormir, ¿pero quién puede dormir? 

No te pongas nerviosa me decían “se te puede cortar la leche”. 

Al día siguiente nos daban los resultados, todo estaba bien, llorábamos de alegría, hasta la prueba siguiente.

Mi hijo estaba rodeado de bebes igualmente con problemas, no sólo sufres por tu hijo, también por sus compañeros. “Son muy fuertes decíamos las mamas y los papas”.

Los prematuros entran en un sueño muy profundo y se les olvida respirar, por ello están motorizados; es como un sensor que se les coloca en un pie y cuando deja de respirar la máquina pita. Este pitido retumba en los oídos, lo oíamos incluso cuando llegábamos a casa. Cuando pita preguntas ¿es mi hijo? y respiras cuando no lo es. Pero te conmueves porque si no es el tuyo, es el de la mamá que tienes en frente o al lado.

Por fin en casa, teníamos a nuestro hijo en CASA. 

Hoy mí hijo tiene casi 8 meses, está sano y fuerte. No entra dentro del percentil “me rio en tú cara percentil”. 

Cuando me mira como sólo él sabe hacerlo, me emociono. Espero que algún día entienda porque lo abandoné tantas noches. 

La mamá de un hijo prematuro

jueves, 16 de noviembre de 2017

La depresión post-parto, de mi primera maternidad

Cuando fui mamá por primera vez, necesité ayuda psicológica. No fue una depresión post-parto en toda regla, pero si una depresión. Pienso que la causo el no saber gestionar lo que me vino encima.

Después de un embarazo malo, una cesárea programada porque estaba en transversal, mi alta y un ingreso en la UCI de la peque, todo parecía que se arreglaba, pero no fue así. 

Apareció la cardiopatía, y yo no, lo supe abordar, me sentía mal, muy mal, estaba triste, lloraba y no avanzaba. Así, que la comadrona con muy buen criterio me envió a la psicóloga. 

Hicimos unas cuantas sesiones, hablábamos de esa lucha interna que yo tenía, de esa tristeza y miedo exagerado a perderla, a quererla y poco a poco fui avanzando. 

Me dijo algo que se me dolió, que quedó grabado y es que fue una de esas verdades lapidarias. No fue el embarazo, parto, ni el bebé que yo deseaba. Y aunque duela es verdad, yo no quería pasarme más de medio embarazo de reposo, no estaba preparada para una cesaría y deseaba como cualquier madre un bebé sano. 

No me malinterpretéis, quería y quiero a mi hija más que a nada, para mi ella es perfecta, era yo la que me sentía culpable de lo que le pasaba, yo había fallado y no me lo podía perdonar. Que incoherencia verdad. Pero es lo que me había tocado y en vez de fustigarme debía avanzar. Yo no tenía, ni tengo la culpa, nadie la tiene, pero necesite que ella me lo recordó una y otra vez.

Así que, si acabáis de ser mamás y os sentís mal, no os hagáis las valientes, no pasa nada por pedir ayuda, si te sientes triste, te dejas, no te cuidas, te sientes mal o dudas constantemente de ti, de si lo haces bien, si eres una buena madre y te cuesta seguir adelante y avanzar, habla con la comadrona, están para ayudarnos.  

Además, cómo ya conté en un post anterior, uno de los apoyos más grandes para mí fue el grupo post parto. Que esto no sustituye al profesional en caso de depresión, pero son de gran ayuda. Igual que la familia, la pareja, los amigos, siempre son de gran ayuda, en esos momentos. Y si eres papi primerizo cuida a la mamá y estate atento a las señales, recuerda que el post parto es muy duro y ella también te necesita. A veces nos centramos tanto en el bebé que nos olvidamos de lo demás.

jueves, 9 de noviembre de 2017

Día a día letra a letra de la A a la Z - reseña libro



La peque, está empezando a familiarizarse con las letras. En la escuela están trabajando las mayúsculas y minúsculas, así que, me pareció una buena idea tener un libro para poder practicar en casa, sobretodo porque está empezando a interesarse por la lectura. Y ya que, le leo cada día un poquito en casa, pensé que podía ser interesante tener un libro así para practicar un poco si le apetecía. Se llama Día a día letra a letra de la A a la Z, lo recibimos hace un mes aproximadamente gracias a Penguin Random House, pero hasta ahora no le ha hecho caso. 




 
Y ahora, después de unos días os puedo contar un poco. Es un libro escrito en rima, sencillo, desde mi punto de vista muy bien pensado para niños que empiezan con la lectura. Las ilustraciones lo acompañan y trabajan una letra por doble página y va acompañado como podéis ver con una lustración colorida y un recuadro con el juego veo, veo para jugar con palabras que empiezan por esa letra, así hacerlo más ameno y divertido.
 



Me gusta mucho que tenga en cada página doble una letra del alfabeto grande en mayúscula y más pequeña en minúscula. Ya que el soporte visual ayuda mucho. También me parece muy interesante que tenga el mismo texto repetido en el parte superior en mayúsculas con letra que trabaja marcada en cada una de las palabras, todas las veces que aparece en otro color. Igual que lo hace en la parte inferior, pero en letra ligada.




Las rimas no son muy elaboradas, pero le dan ritmo a la lectura, así no resulta pesado. Aprovechando que la letra en cuestión está en otro color hemos estado jugando a encontrarlas en el texto y así reforzarlas un poco. La ilustración final con todas las letras le encanta a la peque. Así que también la voy usando para que busque las letras de nuestros nombres o buscarlas yo, y que sea algo entretenido además de didáctico.